30/10/17

Dulce.

Aquella antes que tú, me enseñó a perder, de una forma cruel y devastadora me hizo comer de mi propia mano, cuando yo creí tener el control. Sin embargo eso no es siempre posible.

Mi sed de perfección me hacía aferrarme a mi forma de pensar, me aferré a arriesgarme y apostar todo a su favor. Al marcharse se llevó más de lo apostado, se llevó mi razón, enseñándome a perder.

Gracias a esto aprendí a no aferrarme a nada y dejar las cosas fluir, que no te sorprenda si no te busco o no intento detenerte si te marchas…

2 comentarios sobre “30/10/17

Deja un comentario