Alma Imperdonable.

Colaboración.

—Aideé Sánchez

 

Siempre intento arreglar lo irrevocable,
que el tiempo pase y haga lo que tenga que hacer.
yo siempre necesitaré de tu ser,
a pesar de que no sea lo adecuado.

No es papel ni flor lo que enamora;
eres tú, corazón, cordial y dichoso,
quien llena mi mar de azúcar morena,
pues saturas de goce y de tortura mi alma cada que te marchas.

El silencio vaga por mi mente,
un humo espeso transforma mi cordura,
siendo tú una luz tan pura,
enmendando mi locura a concordia.

Y es ahí cuando ya no puedo vivir sin ti,
tu aroma a la piel que pertenece mi espíritu,
la calma que generas en mi tormenta con un beso
y el sublime porvenir que deseamos juntos.

 

3 comentarios sobre “Alma Imperdonable.

Deja un comentario