Monopolio.

Cada vez crece más tu monopolio sobre mi existencia.

Todo comenzó cuando te apropiaste de mi tiempo día con día, de mis sonrisas; ya que tú eras el principal motivo de ellas, de mis letras; pues desgraciadamente comencé a escribirte, de mis deseos; algunos de los más profundos, de mis sueños; en especial de los que llegan a la media noche y sin estar dormido.
Incluso, de mis amaneceres y de esos primeros pensamientos que surgen con el sol y se mantienen constantes todo el día.
En fin… Todo eso fue tuyo, bueno, aun lo es, incluso en tu ausencia.

No sé si fuiste consciente de esto, o si fue tu naturaleza la que te llevo a apoderarte de mí, de cualquier manera, culpable o inocente, pareciera que a pesar del tiempo y de tu ausencia me sigo considerando tuyo cada vez un poco más.

07/10/2015

 

2 comentarios sobre “Monopolio.

Deja un comentario