Si te apasiona hazlo.

Al comienzo de mi vida odiaba las letras, la gramática, la ortografía y todo aquello que implicara memorizar reglas y trazos absurdos; inocentemente me consideraba un amante de las matemáticas, hasta que estas implicaron más letras que números.

Al transcurso de los años, la comunicación no ha sido mi principal virtud, me resulta complicado e innecesario tener que compartir ciertas cosas con el mundo, al que realmente le importa un carajo lo que te este pasando, suficiente ya tiene con sus problemas. Sin embargo esto trae consigo una gran problemática, es bastante complicado desahogarse e incluso confiar en alguien, lo que lentamente me orillo a explotar, algo que quería evitar a toda costa, pues definitivamente mi ego no se permitiría sentirse vulnerable.

A estas alturas ya debes estarte preguntando qué demonios tiene que ver el titulo con mi falta de comunicación con el mundo, es bastante simple, en mi búsqueda de una expresión libre, que no implicara a otra persona, comencé a escribir muchos de mis más profundos pensamientos, dejándome llevar y plasmando lo que yo un día creí inefable.

Para esto, durante mi andar en esta vida, el destino me permitió descubrir las obras del gran Charles Bukowski, una de mis mas grandes inspiraciones hasta la fecha.
Ya sé, ya sé, suena un tanto cliché y pretencioso, sin embargo, más de uno seguramente se ha identificado en las letras agrias y directas de este maestro. En mi caso hubo una lectura en especial que me acerco al camino de la literatura; cabe mencionar que no me considero un escritor, simplemente soy un sujeto con mucho ocio, un léxico rebuscado y pensamientos que plasmar.

 

¿Así que quieres ser escritor?

Si no te sale ardiendo de dentro,
a pesar de todo,
no lo hagas.
A no ser que salga espontáneamente de tu corazón
y de tu mente y de tu boca
y de tus tripas,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte durante horas
con la mirada fija en la pantalla del ordenador
ó clavado en tu máquina de escribir
buscando las palabras,
no lo hagas.
Si lo haces por dinero o fama,
no lo hagas.
Si lo haces porque quieres mujeres en tu cama,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte
y reescribirlo una y otra vez,
no lo hagas.
Si te cansa sólo pensar en hacerlo,
no lo hagas.
Si estás intentando escribir
como cualquier otro, olvídalo.

Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti,
espera pacientemente.
Si nunca sale rugiendo de ti, haz otra cosa.

Si primero tienes que leerlo a tu esposa
ó a tu novia ó a tu novio
ó a tus padres ó a cualquiera,
no estás preparado.

No seas como tantos escritores,
no seas como tantos miles de
personas que se llaman a sí mismos escritores,
no seas soso y aburrido y pretencioso,
no te consumas en tu amor propio.
Las bibliotecas del mundo
bostezan hasta dormirse
con esa gente.
No seas uno de ellos.
No lo hagas.
A no ser que salga de tu alma
como un cohete,
a no ser que quedarte quieto
pudiera llevarte a la locura,
al suicidio o al asesinato,
no lo hagas.
A no ser que el sol dentro de ti
esté quemando tus tripas, no lo hagas.
Cuando sea verdaderamente el momento,
y si has sido elegido,
sucederá por sí solo y
seguirá sucediendo hasta que mueras
ó hasta que muera en ti.
No hay otro camino.
Y nunca lo hubo.

— Charles Bukowski.

 

 

 

 

2 comentarios sobre “Si te apasiona hazlo.

Deja un comentario