¿Una copa o dos?

— ¿Una copa o dos? — Dijo el mesero.

Ella, triste, en silencio y con una mirada al infinito pensaba en las curvas de aquel amor, en el recuerdo de besos a medias,
de cuartos vacíos,
lágrimas caídas,
ríos de sangre llenos de heridas,
heridas de un corazón noble,
lágrimas que caen con la noche en el frío del invierno.

Pensaba en él y en ella,
en lo fugaz que fue todo en aquel momento,
pensando en si él la pensaba al igual que ella
cuando miraba las olas del mar por la ventana de aquel bar

—Entonces respondió al mesero. — Mejor tres.

Sharon (Chica lunar).

Deja un comentario